domingo, 13 de abril de 2008

¿El fin de la cerveza?


"El aumento de las temperaturas amenaza con frenar la producción de cebada".
Diversos estudios científicos de ámbito internacional han demostrado que la cerveza es una bebida natural y saludable. No contiene grasas y aporta vitaminas, minerales y otras substancias con propiedades funcionales, por lo que su consumo puede incluirse en cualquier dieta equilibrada.

Propiedades Funcionales

Alcohol etílico. El consumo moderado de alcohol tiene efectos positivos para el organismo, siempre que se trate de individuos adultos, sanos y que no consuman fármacos con los que el alcohol pueda interferir, aumenta el colesterol asociado a las lipoproteínas de alta densidad (HDL) “reduce el riesgo de enfermedades y accidentes cardiovasculares” también está asociado con el “ retraso de la aparición de la menopausia”.
Folatos. Asociados a la reducción del riesgo a sufrir anemia megaloblástica y malformaciones en la médula espinal. El consumo de una cerveza al día cubre el 10-15% de las necesidades diarias de esta vitamina.
Polifenoles. Antioxidantes naturales, participan potencialmente en la protección contra enfermedades cardiovasculares y en la reducción del envejecimiento del organismo.
Fibra Soluble. El consumo de cerveza aporta una importante cantidad de la ingesta recomendable de fibra soluble, y puede complementar el aporte de fibra de otros alimentos.

Otras cualidades de la Cerveza

Fácil digestión y estímulo del apetito. Su riqueza en extractos naturales la convierte en un buen aperitivo porque estimula las papilas gustativas y abre el apetito.
Aporte Calórico. La cerveza contiene poco azúcar y nada de materia grasa, un tercio de cerveza aproximadamente tiene 150 kCal.
Dietas Hiposódicas. La cerveza tiene un bajo contenido en sodio y, por tanto muy adecuada para este tipo de dietas, la relación de potasio a sodio es de 15,7 similar al del agua potable y 16 veces inferior al de la leche.
Aporte Vitamínico. El consumo de un tercio aporta un 10% de fósforo y vitaminas solubles del grupo B, importantes para el equilibrio nervioso, como la riboflavina (B2), que facilita la digestión, piridoxina (B6), niacina, folatos y ácido fólico, y tianina (B1), actúa sobre el metabolismo de los glúcidos.
¡Esta gran bebida tiene historia! No dejemos que se convierta en un producto de lujo como ocurre en otros países y CUIDEMOS EL MEDIO AMBIENTE.

3 comentarios:

Juanmi dijo...

Pues a que esperamos para bebernos una...!
¡Un saludo a tod@s!

Sergio dijo...

Un motivo bastante serio para extremar las medidas contra el calentamiento, sino, a plantar en los casquetes o buscar otro planeta.

Anónimo dijo...

Hay cosas más importantes que la cerveza en el mundo. Yo podría pasar años y años sin tomarme una cerveza. Si se acaba la cerveza es mejor porque el agua es mucho más sana. Que pena esos pobres cerveceros de chiringuito, dónde van a pasar los tres meses de verano.