domingo, 10 de octubre de 2010

SAN BONIFACIO

Durante una semana, un equipo del IES La Jarcia formado por 3 profesores-as (Dori, Gloria y yo, Alfredo) y 4 alumnos-as de 2º B (Julia Crespo, Sergio Morales, Esteban Seda y Yaiza Sotelo) hemos participado en un encuentro del Proyecto Comenius en San Bonifacio (Italia).
Mientras que nuestro alumnado era acogido por familias e iban a clase, como cualquier otro alumno-a, nosotros, los profesores-as, trabajábamos en el proyecto. En nuestras reuniones hemos acordado realizar un análisis de los resultados obtenidos en los cuestionarios medioambientales, que elaboramos y completamos al final del curso pasado, y buscar soluciones a los problemas detectados, además de preparar una presentación para el próximo encuentro sobre la manera en la que trabajamos la defensa del medio ambiente en nuestro instituto, algo que en nuestro centro realiza la Ecoescuela.

También se acordó solicitar un nuevo proyecto Comenius basado en los cambios producidos en las viviendas y arquitectura de las ciudades participantes, y por otra parte en la manera en la que las distintas Administraciones se ocupan de todo lo que sucede en un municipio, partiendo del centro escolar.
La acogida de nuestros colegas italianos, los anfitriones de este encuentro, ha sido muy calurosa y difícil de superar. Junto a ellos y nosotros, participan en este proyecto otros dos centros europeos, uno de Francia (Saint Etienne) y otro de Alemania (Sttugart), además de otro más de Turquía (Tavsanli). Las reuniones hacían pensar en la Torre de Babel. Escuchar al mismo tiempo en un grupo tan reducido de personas, italiano, francés, inglés, alemán, español y turco, es una experiencia tan excitante como agotadora. Una verdadera Torre de Babel.


La experiencia para profesorado y alumnado ha sido totalmente enriquecedora. Es muy motivante ver como nuestro alumnado ha aprovechado el tiempo de una forma sorprendente. Convivencia, inmersión lingüística, disfrute cultural,... Todo ha sido muy positivo. Saber que en esos momentos eramos la imagen de nuestro país, España, era una responsabilidad extra, que en esta ocasión nos ha dejado un muy buen sabor de boca.
Es muy agradable contribuir a construir una nueva Europa, después de siglos de pelearnos entre nosotros, por lo que hay que agradecer a la agencia europea OAPEE (Organismo Autónomo "Programas Educativos Europeos")que nos permita desarrollar esta magnífica experiencia.

No todo fue trabajo, también tuvimos la posibilidad de visitar lugares tan míticos como Verona (la ciudad de Romeo y Julieta y La Arena), el lago Garda (el mayor lago de Italia) y...
">. 
Venecia.


Poco más que decir. 

Ha sido un placer compartir este encuentro con el profesorado y alumnado de los otros centros participantes, y por supuesto con nuestro propio alumnado, con el que nos hemos sentido muy a gusto, al igual que ellos. Ya veis que es difícil de superar. Es cierto que sentimos que nuestras ausencias en el instituto haya supuesto aumentar la carga de trabajo de nuestros compañeros-as, pero ojalá que poco a poco todo el claustro se vaya implicando en esta experiencia y todo el profesorado pueda participar en ella. 

¡Arrivederci Italia!

5 comentarios:

Ove I. Moore dijo...

No me gustaría pensar, Alfredo, que os han caído los proyectos bellos en cuanto nos hemos ido nosotros.

Pero me alegro muchísimo de que los chicos de la Jarcia sigan aprendiendo y bebiendo de todo lo que estáis dispuestos a ofrecerles, que no es poco. Ya se darán cuenta de todo lo que os van a deber en cuanto pongan un pie fuera del centro :)

Un abrazo fortísimo, María Hermida.

Alfredo dijo...

Mi querida María, también vosotros disfrutásteis de buenos momentos, de muchos buenos momentos (y nosotros con vosotros) y lo mejor es que tenéis todavía toda la vida por delante. Sólo hay que saber disfrutarla.

Gracias María.

Julio dijo...

Gracias Alfredo por compartir vuestra experiencia. En cuanto tenga tiempo y fuerzas intentaré hacer un artículo tan bueno como el tuyo desde mi experiencia en Estambul.

Rosemary dijo...

Enhorabuena por vuestro trabajo y dedicación, es muy importante la labor que estáis realizando y compartiendo con el alumnado de nuestro centro.
Muchas gracias por vuestro esfuerzo y por vuestra ilusión, no perdedla nunca porque sin ella no se puede vivir ni trabajar.
Y yo me pregunto qué hubiera sido Venecia sin La Jarcia ....

Gloria Quiñones dijo...

Poco más hay que añadir a un resumen tan completo de nuestra visita a San Bonifacio. Únicamente agradecer desde nuestra página la acogida que el centro italiano, el profesorado y las familias italianas nos han brindado. La experiencia ha sido muy gratificante.
Ahora lo que nos queda es estar a su altura en la visita que tendrá lugar en el mes de Mayo aquí en La Jarcia.