sábado, 27 de noviembre de 2010

¡¡CUÁNTO ME AYUDABA LEER TODAS AQUELLAS PALABRAS DE ÁNIMO!!


"Echo la vista atrás y recuerdo aquellos duros pero maravillosos días de competición
en los que cada día nos jugábamos todo el trabajo que habíamos hecho hasta entonces.
Qué importante era descansar y desconectar de la presión que la carrera llevaba consigo
para poder recuperar la energía que ibas a necesitar al día siguiente.
Recuerdo las noches, después de cenar con todo el equipo y ya tumbado en la cama,
aprovechaba para leer parte del correo que recibía cada día.
Eran cientos las cartas, telegramas y mensajes que llegaban a diario, apoyándome y
dándome ánimos para llegar a Paris vestido de amarillo. Muchas eran cartas de
agradecimiento por los buenos momentos que estaba haciendo pasar a tanta gente, en
otras me decían que no estaba sólo, que pedaleaban conmigo desde casa, etapa tras
etapa y que me veían ganador. ¡Fueron tantos lo mensajes! Cuánto me ayudaba leer
todas aquellas palabras de ánimo.
No podemos saber si todo habría sido lo mismo sin su lectura, lo que sé es que
gracias a ella yo sabía que no estaba sólo, que además de mi equipo y la gente que veía
a los lados de la carretera había mucha más gente que me apoyaba y querían verme otra
vez con el dorsal número 1.
Fue a través de la palabra escrita y de su lectura que yo recibí ese plus de confianza
que en una competición de alto nivel es también necesaria para llegar a lo más alto del
podium.
Sobra decir que saber leer y escribir es una ventana al mundo y lo que nos rodea, que
sin esa capacidad cualquier persona está absolutamente limitada y se perderá mucho de
lo que nos ofrece la vida, que carecerá de las herramientas básicas que permiten conocer
nuestro mundo y a nosotros mismos, eso ya lo sabemos todos. Lo que debemos subrayar
es que todavía hay mucha gente que tiene esa ventana cerrada y que les podemos ayudar.
Como padre, me siento responsable de la educación de mis hijos, como ciudadano
siento la obligación de colaborar para que no haya un sólo niño en el mundo sin acceso
a la escuela. Es una tarea difícil pero hay mucha gente trabajando para que así sea. Yo
me sumo a ellos con la esperanza de que algún día el analfabetismo no será para nadie
una realidad impuesta por sus circunstancias y todo ser humano tendrá la puerta abierta
a la educación".

PREGUNTAS
1. ¿QUIÉN CREES QUE HA ESCRITO ESTA REFLEXIÓN?
2. ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL QUE NOS QUIERE TRANSMITIR?

2 comentarios:

Julio dijo...

Preciosa reflexión donde se da un punto de vista diferente del deporte.
El entrenamiento y la predisposición genética no lo es toda para llegar a ser un campeón. El componente psicológico es tanto o más importante en el éxito deportivo.
En España tenemos grandes ejemplos de deportistas con un potencial psicológico enorme: tenistas como Rafael Nadal, nadadores como David Meca, automovilistas como Fernando Alonso o, como no, ciclistas como Miguel Induráin.

Eva dijo...

Se trata de Miguel Induráin, lo escribió para la Campaña Mundial por la Educación 2009, cuyo lema fue "Abre un libro, abre el mundo".

Por cierto, nosotros también participamos con una reflexión que escrbió nuestra ex- alumna María Hermida.