domingo, 28 de octubre de 2007

Beneficios de la práctica de actividad física

La actividad física crea una serie de hábitos y actitudes que resultan en la mayoría de los casos aconsejables, reducen riesgos y síntomas de enfermedades coronarias o cardiovasculares, como el infarto de miocardio, cáncer, como el de cólon, obesidad, hipertensión, hipercolesterolemia o debilidad muscular y muerte precoz.
En cuanto a los beneficios fisiológicos, podemos resaltar el control del peso corporal, afectando favorablemente a la distribución del tejido graso, disminución del riesgo de aparición de diabetes no insulino-dependiente en vías de desarrollo o el claro reporte a personas con artritis y osteoporosis, evitando gracias al desarrollo de la fuerza en los miembros inferiores caídas a personas de la tercera edad.
Otros efectos relacionados con la salud derivadis de la práctica frecuente de actividad física incluyen, entre otros, el aumento de la resistencia, índices más bajos de frecuencia cardíaca y de presión arterial, aumento de la densidad ósea, mejor capacidad respiratoria, disminución de la ingesta de tabaco y bebidas alcohólicas, satisfacción sexual y disminución de la cefalalgia. Igualmente, también hay que resaltar que se ha comprobado una mejora de la respuesta de reacción en la persona y la presentación de un menor componente endomórfico, traduciéndose en un nivel de grasa relativa menor y mayor substancia muscular.
En el plano psicológico y del bienestar personal, entre los beneficios que encontramos se incluyen: la reducción de la ansiedad, depresión leve y reducción del estrés, mejora del estado de ánimo, de la autoestima y del autoconcepto, sensación de competencia y mejora del autocontrol, disminución de la cólera, de fobias, de conductas psicopáticas, de tensiones emocionales y más elevada calidad de vida.
(Extraido del artículo: "Importancia de la actividad físico-deportiva en el mundo laboral y su repercusión en la empresa" de M. Gómez López y A. Valero Valenzuela, publicado en la revista "Habilidad motriz" nº 29, octubre 2007)

5 comentarios:

Rosemary dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo pero yo le sumaría a esa actividad física una buena dieta y sobre todo "buen sentido del humor".
Tener sentido del humor no significa ser un payaso o pasarnos el día contando chistes. Se trata de responder con una actitud positiva ante los retos o situaciones difíciles que nos encontramos en el día a día.
Nos ayuda a crear ambientes más relajados y favorables para la toma de decisiones y la solución de conflictos; y nos protege, en cierta medida, contra el estrés.
Muchos expertos en el tema consideran que la esencia del humor está en la capacidad de reírse de uno mismo.
Beneficios del humor:
1. Atrae y retiene a los recursos humanos más valiosos.

2. Potencia la salud y las capacidades del empleado.

3. Fortalece la motivación individual y colectiva.

4. Estimula la innovación.

5. Optimiza la comunicación interna.

6. Favorece el aprendizaje.

7. Cohesiona los equipos humanos.

El sentido del humor no está reñido con la profesionalidad ni con la productividad. ¿Por qué no fomentar, entonces, el buen rollo?

Está en tus manos... mejorar el sentido del humor

Julio dijo...

Muy de acuerdo, más adelante intentaré colgar otro artículo sobre la "buena alimentación", sobre el sentido del humor simplemente decir que la tendencia en nuestro centro siempre ha sido esa, ¡qué no se pierda!.

ARLóriga dijo...

¿Y del follar nadie va hablar?
Pues bien, el profesor Manuel Castillo, catedrático de la Universidad de Granada, señala que el ejercicio sexual "es el tipo de actividad fisiológica que más influye positivamente en el ánimo y en el bienestar de la persona". Por lo tanto, quienes "tienen una actividad sexual satisfactoria cuentan con una mayor esperanza de vida”. Según el académico el sexo mejora el sistema inmunológico, previene el desarrollo de las enfermedades y tiene un efecto analgésico que ayuda al individuo a resistir mejor el dolor.
Hay otros estudios que respaldan estas afirmaciones. Por ejemplo, la del psicólogo David Weeks, investigador del Royal Hospital de Edimburgo de Escocia, que concluyó que la actividad sexual es una terapia antiedad. Weeks llegó a esas conclusiones tras entrevistar a 3.500 personas que lucían más jóvenes de lo que eran en realidad, el profesional determinó que "hacer el amor al menos tres veces por semana alarga la expectativa de vida un promedio de diez años". Así las cosas, seguramente te estarás preguntando qué tantas expectativas de vida tienes, ¿o no? ... Pues ya lo dice el refrán ... "a follar a follar que el mundo se va a acabar"

Sergio dijo...

Esa actividad física, generalmente, la practicamos con buen humor. Es una buena manera para mantenernos felices y en forma, ...una vez que hemos alcanzado la madurez fisiológica, claro.

Anónimo dijo...

Una duda sobre la teoría del psicólogo David Weeks: esas tres veces a la semana ¿tienen que ser con la misma persona?