lunes, 8 de febrero de 2010

Mueran las cuentas, vivan las matemáticas

Aquí tenéis un enlace al Diario de Cádiz que se refiere al método de aprendizaje del cálculo que está aplicando Jaime Martínez en el Reggio y en el Reyes Católicos. Creo que nos va a influir muy directamente en el modo en el que tendremos que enfocar la enseñanza de las matemáticas, sobre todo en 1º y 2º de la ESO. A la vista de los resultados, el método funciona bastante bien sobre todo en lo que se refiere a cálculo mental y resolución de problemas. Habrá que ponerse las pilitas, ¿no?

Pinchad en este enlace para abrir el artículo del Diario. Al final de él podéis descargaros una presentación que describe perfectamente el método.

5 comentarios:

Alfredo dijo...

Irene, yo lo leí ayer en el diario de Cádiz y me quedé muy sorprendido, sobre todo porque se califica a ese método de revolucionario. Supongo que debe haber algo más ya que esa estrategia es la que me enseñaron en el colegio para sumar y y restar cuando se estimaba que debíamos de pasar de hacer las cuentas en papel a hacerlas de cabeza. De hecho es la forma en la que sigo haciendo las operaciones y que de vez en cuando explico a mi alumnado.

Anónimo dijo...

Hola

Lo revolucionario está en el hecho de abandonar la enseñanza del algoritmo y centrarse en la competencia. El método es tan sencillo que no es nada que los que operamos de cabeza no hagamos continuamente.

El problema está en que a la hora de enseñar seguimos el libro de texto y estos están estancados en las cuentas tradicionales.
Saludos.

Alfredo dijo...

Gracias por la apreciación. Sin duda un cambio importante el abandonar la manera tradicional de operar. Enhorabuena a todos nuestros compañeros que están haciendo el esfuerzo de llevar a cabo esta iniciativa y que en definitiva nos motiva a todos a mejorar en nuestra labor diaria.

Ove I. Moore dijo...

Personalmente, nunca he sido un hacha en lo que se refiere a los números. Creo que en un primer momento no se me dejó bien claro la naturaleza voluble y mágica de la naturaleza numérica, y puede que la educación que recibí en mi casa me empujara definitivamente al mundo donde sí que me siento comoda, al mundo de las letras (Alfredo puede corrovorarlo, ya que por mucho que me esfuerce, en sus examenes sigo escribiendo mas de lo imprescindible)

Por eso creo que es bueno empezar desde pequeños a enseñar a los nuevos adultos del futuro todo lo que puede llegar a conllevar una simple cifra. Y aunque no tengo una opinión firme porque como ya he dicho, me pierdo en esto de las cifras, mi hermana está viviendo en sus propios huesos los metodos de este señor, Jaime Martínez, en el Reyes Católicos. Y creo que está sabiendo aprovechar muy bien lo que le enseña, claro que es ella la que sacó el espíritu matemático :)

En fin, todo sea por hacerlo todo mas dinámico y mejorar los esquemas obsoletos.

Un abrazo, María Hermida.

Julio dijo...

Muy interesante.